I Visita Pastoral a la Diócesis - Diócesis de Alajuela

Costa Rica
Vaya al Contenido

I Visita Pastoral a la Diócesis

De todo un poco > Noticias Diocesanas
 
I Visita Pastoral a la Diócesis de Alajuela
 Mons. Bartolomé Buigues Oller.
 
AL PUEBLO DE DIOS EN LA AMADA DIÓCESIS DE ALAJUELA
 
Estimados hermanos en el Señor. Paz y bien.

Sobrepasado ya el año en la misión que me encomendó el Señor de pastorear nuestra Diócesis, pido a todos que nos unamos en acción de gracias a Él, verdadero Pastor de su pueblo, que nos ha hermanado en la vivencia de la fe, en la misión de colaborar en la edificación de su Reino en esta iglesia particular.

Deseoso de ser fiel al Señor en esta misión y de entrégame a ustedes, quiero ir a más en el conocimiento de nuestra realidad diocesana. Para ello, voy a emprender la primera Visita Pastoral a la Diócesis a partir del próximo mes de agosto de 2019.
 
Según el Directorio para el ministerio pastoral de los obispos en el párrafo 220 la Visita Pastoral es, una acción apostólica que el Obispo debe cumplir, animado por la caridad pastoral que lo presenta concretamente como principio y fundamento visible de la unidad en la Iglesia particular. Para las comunidades y las instituciones que la reciben, la visita es un evento de gracia que refleja en cierta medida aquella especial visita con la que el “supremo pastor” (1 P 5, 4) y guardián de nuestras almas (1 P 2, 25), Jesucristo, ha visitado y redimido a su pueblo (Lc 1, 68), (680).

Y en la exhortación apostólica post-sinodal Pastores Gregis, el Papa Juan Pablo II nos dice que “la Visita Pastoral es un auténtico tiempo de gracia y momento especial, único, para el encuentro y diálogo del Obispo con los fieles (…) En su Visita Pastoral a la parroquia, el Obispo ha de dar prioridad al encuentro con las personas, empezando por el párroco y los demás sacerdotes, dejando a unos delegados, si es necesario, el examen de las cuestiones de tipo administrativo. Es el momento en que ejerce más cerca de su pueblo, el ministerio de la palabra, la santificación y la guía pastoral, en contacto más directo con las angustias y las preocupaciones, las alegrías y las expectativas de la gente, con la posibilidad de exhortar a todos a la esperanza. En esta ocasión, el Obispo tiene sobre todo un contacto directo con las personas más pobres, los ancianos y los enfermos. Realizada así, la Visita Pastoral, muestra lo que es, un signo de la presencia del Señor que visita a su pueblo en la paz”.
 
Pensando en una iluminación para la Visita, he escogido, como ven en el encabezamiento, Colosenses 2,7: “Permanezcan arraigados y edificados en Cristo; estén firmes en la fe”. Es lo nuclear de nuestra vocación cristiana. San Pablo nos lo dice con estas imágenes tan bellas, arraigados como una planta con todas sus raíces en la tierra, edificados en la roca que hace que nuestra vida no se tambalee ante las dificultades. Así debe ser la firmeza de nuestra fe, nuestra unidad íntima con Cristo, al que estamos incorporados por el bautismo, el que nos ha ganado para Él en su Redención y cuya vida rebosa en nosotros uniéndonos profundamente como hermanos en esta hermosa familia, la Iglesia. Y esto, teniendo en cuenta los tiempos recios que corren, en los que existe desorientación ante propuestas tan diversas, en donde algunos se enfrían en la vivencia de fe y se alejan de la Iglesia, en donde experimentamos, incluso en nuestro país, obstáculos a la libertad religiosa.

Tengo para esta Visita Pastoral los siguientes objetivos:
1. Compartir y celebrar nuestra fe, especialmente en la eucaristía, ponernos en actitud de escucha y acogida generosa de la Palabra de Dios, de disponibilidad a la conversión y renovación de la vida cristiana, agradecer al Señor todo lo que ha realizado en cada Parroquia y pedirle docilidad a la acción de su Espíritu.
 
2. Reforzar la comunión eclesial, acrecentar la alegría y la fuerza de ser comunidad, estrechar vínculos entre los pastores y los fieles, entre los distintos ministerios, grupos, movimientos y pequeñas comunidades, desarrollar el sentido de pertenencia a la Diócesis y a la parroquia. Tratar de acercar a las personas que se han alejado.
 
3. Sensibilizar en la misión central de evangelizar para crecer en ardor apostólico. Impulsar la acción evangelizadora. Revisar los criterios y propósitos pastorales desde la propuesta de conversión pastoral que nos hace el Papa Francisco en unidad con lo que se propone a nivel diocesano.
 
4. Revisar la gestión y administración de cada Parroquia para tomar decisiones en mejorarla según el Ordenamiento Económico Diocesano.
 
5. Conocer y evaluar la vivencia de los Criterios del Reino en nuestra Iglesia Diocesana.
 
La Visita debe estar precedida de un tiempo de preparación, al menos dos semanas antes, con la lectura de esta carta por parte del Párroco y equipo sacerdotal, los agentes de pastoral y la comunidad parroquial en las distintas eucaristías dominicales aprovechando para explicar el sentido y la forma de realizarla. Se ofrece a todos, la oración por la Visita para realizarla individual y comunitariamente, también en las eucaristías.  
 
Cada párroco, con el equipo sacerdotal, los consejos pastoral y económico, preparará todo lo que se pide en la Visita. Elaborarán un informe de la parroquia con la ayuda de un cuestionario que se enviará, desde la Diócesis. Eso permitirá un mayor conocimiento de la realidad y facilitará el diálogo en los días de encuentro. Se remitirán a la Curia las respuestas a ese cuestionario al menos una semana antes. También cada uno de los ministerios, grupos, movimientos y/o pequeñas comunidades prepararán sus respectivos informes para los encuentros que se tengan con ellos. Igualmente se elaborarán los informes económicos y se tendrán al día los distintos libros parroquiales, los inventarios...
 
Durante la visita quisiera se promueva algunos encuentros concretos como:
 
1. Eucaristía de inauguración de la Visita Pastoral, abierta a toda la comunidad.
 
2. Encuentro con el Equipo Sacerdotal y sacerdotes residentes si los hubiera.
 
3. Encuentro con el Consejo de Pastoral Parroquial.
 
4. Encuentro con el Consejo Económico Parroquial.
 
5. Encuentro con Comisiones, Equipos, directivas de Agentes de Pastoral de los diferentes servicios pastorales, niveles, grupos y movimientos.
 
6. Encuentro con Congregaciones de Vida Consagrada si los hay.
 
7. Encuentro con representantes de “Fuerzas Vivas” de la comunidad (Asociaciones de Desarrollo, Salud, Seguridad, Educación, Deporte, etc.).  Este encuentro podría ser en algún establecimiento de alguna de dichas fuerzas vivas.
 
8. Eucaristía de clausura de la Visita Pastoral, abierta a la comunidad y con un ágape a final.
 
9. Otros encuentros que pudieran considerarse necesarios según la realidad y posibilidades de cada parroquia.
 
Al final de la Visita dejaré en cada Parroquia unas orientaciones para el crecimiento como comunidad parroquial. Asimismo, se elaborará un acta de la Visita en la que se refleje su desarrollo en los diversos momentos. Estos documentos servirán para la evaluación posterior por parte del Párroco y equipo sacerdotal, los Consejos y los distintos agentes de pastoral. Habrá que aquilatar bien los frutos que el Señor nos regale en esos días para aplicarlos a la vida parroquial. Se dará seguimiento a todo esto a nivel parroquial y, también, por parte de la respectiva Vicaría y de los organismos de la Curia Diocesana.
 
Pido la disposición y apertura de todos para que esta Visita sea un verdadero tiempo de gracia para cada parroquia, un momento especial de comunión, un espacio para reanimarnos a vivir la fe y renovar creativamente nuestra misión de ser evangelizadores situándonos en salida como nos pide el Papa Francisco.
 
Estarán cercanos a mí especialmente en esta visita, dentro de sus posibilidades, el Pbro. Carlos Céspedes Bolaños como Vicario General, el Pbro. Javier Morera Azofeifa como Vicario Diocesano de Pastoral, el Pbro. Juan Bautista Molina Salas como Ecónomo Diocesano y el Vicario Foráneo de la vicaría respectiva. Colaborarán también los demás organismos de la Curia Diocesana. A todos les agradezco de antemano.
 
Las Visitas pastorales para este año 2019 son las siguientes:
 14 – 18 de agosto: Parroquia Ntra. Sra. del Pilar, Catedral.
          • 28 agosto – 1° setiembre: Parroquia San Joaquín, Flores.
          • 16 – 22 setiembre: Parroquia Santa Bárbara, Sabanilla y Parroquia San Isidro Labardor.
          • 21 – 27 octubre: Parroquia Santo Domingo de Guzmán, Orotina y Parroquia San Mateo Apóstol.
          • 30 octubre – 3 noviembre: Parroquia Santiago Apóstol, Río Segundo.
          • 13 – 17 noviembre: Parroquia San Antonio de Padua, El Tejar
          • 20 – 24 noviembre:  Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, Tacares
 
Nuestro Dios que ha visitado en distintas épocas a su pueblo y ha culminado su deseo de caminar con nosotros en Cristo y en la presencia amorosa de su Espíritu haga de esta Visita Pastoral una verdadera manifestación de su solicitud pastoral por nosotros a través de mi humilde presencia entre ustedes. Nuestra Madre María que se apareció a Santiago en el Pilar siga intercediendo por nosotros para que seamos verdaderamente la Iglesia del Señor aquí donde nos ha plantado.
 
ORACIÓN POR LA VISITA PASTORAL
Señor Jesucristo, concédenos comprender y acoger tu gracia y misericordia en la Visita pastoral que nuestro Obispo se dispone a realizar en tu nombre. Que esta Visita nos ayude a valorar nuestra dignidad de cristianos y a revitalizar nuestra fe, a descubrir el sentido de nuestra pertenencia, comunión y corresponsabilidad en nuestra Iglesia Católica, a sentir el compromiso de ser evangelizadores en nuestro entorno, colaboradores en la construcción de tu Reino en nuestra sociedad. Danos docilidad a tu Espíritu para acoger los frutos que quieras regalarnos. Que la intercesión de nuestra Madre del Pilar nos afiance siempre en Ti. Amén.
 
Dado en la Curia Diocesana de Alajuela, a los 16 días del mes de julio del 2019, memoria de Ntra. Sra. del Carmen.
 
 
+Mons. Bartolomé Buigues Oller, TC
Obispo Diocesano
Regreso al contenido