La Tolerancia, una importante virtud cívica - Diócesis de Alajuela

Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Tolerancia, una importante virtud cívica

De todo un poco > Comunicados
 La tolerancia, una importante virtud cívica.
 
Ante la situación que provocó en nuestro país la respuesta de la CIDDH ante la consulta que el Gobierno de la República hiciera sobre temas referentes a la familia y a la vida, he querido dirigir estas breves consideraciones tan necesarias para mantener la paz y la convivencia en nuestro país.

La virtud de la tolerancia, no es una actividad pasiva, ni mucho menos cobarde, que consiste en renunciar a las propias ideas.

Tampoco quiere decir debilidad, falta de carácter o escasa firmeza en los planteamientos. La Virtud de la tolerancia no impide en ningún momento la manifestación clara y definida de las propias convicciones. La persona tolerante sabe afirmar sus puntos de vista sin arrasar los ajenos.

Tampoco la tolerancia genuina es permisividad, sino sano pluralismo plenamente aceptado y vivido.

Pienso que cada vez se hace más necesaria en una sociedad democrática esta cualidad. Ser tolerante significa saber respetar todas las actitudes, las ideas y los programas que honradamente intentan construir el bien común.

En el campo político, tolerancia significa tener verdadero espíritu democrático. Y en el campo religioso significa verdadero respeto por todas las creencias.

Una persona tolerante, en política, es un demócrata que sabe tener adversarios, pero no enemigos y que es consciente de que “partido” proviene de “parte” y que una parte no lo puede monopolizar todo.

En el campo religioso, una persona tolerante, admite el pluralismo confesional y quisiera que siempre fuera respetado el principio fundamental de la libertad religiosa, en que todo creyente pueda manifestar libremente la fe.  

En definitiva, la tolerancia es un signo de madurez, y el dialogo, el respeto mutuo y la convivencia civilizada y en paz son sus principales frutos.

El pasado domingo en todas las misas compartíamos la antífona del Salmo 24 “Descúbrenos, Señor, tus caminos”, que era una invitación a conocer y escuchar la voluntad de Dios, algo que, junto a la virtud de la tolerancia, deberíamos pedir hoy más que nunca como pueblo costarricense creyente, de frente a las próximas elecciones del 4 de febrero.

Con mi bendición:
 
Mons. Ángel SanCasimiro Fernández OAR
Obispo Diocesano
 
Derechos Reservados 2016 Departamento Comunicaciones
Regreso al contenido | Regreso al menu principal